LO QUE DEBES SABER ANTES DE SACAR UN CRÉDITO HIPOTECARIO

LO QUE DEBES SABER ANTES DE SACAR UN CRÉDITO HIPOTECARIO

Comprar una casa o un departamento requiere de una planeación financiera adecuada. Como apoyo a tus esfuerzos, puedes recurrir a un crédito hipotecario. Este tipo de préstamo se solicita a una
institución financiera o a un organismo de vivienda y, con ella, se te otorga una cantidad de dinero con el compromiso de que lo devuelvas mediante pagos con intereses, de manera periódica y dejando como garantía una casa.

Este crédito se puede utilizar para la compra, ampliación, reparación o construcción de una vivienda (o para otros fines generales).  Si estás pensando en formalizar la solicitud de un crédito hipotecario, toma en consideración los siguientes puntos:

REVISA TU SITUACIÓN ECONÓMICA.
Un crédito hipotecario es un compromiso a largo plazo, por lo que es imprescindible que como solicitante tengas un control puntual de tus finanzas, llevando un presupuesto mensual y anual que contemple: sueldo, seguro, gastos generales, servicio, renta actual, impuestos, el primer depósito y las mensualidades a cubrir. Para lograr esto efectivamente, debes establecer tres puntos primordiales: tu capacidad de ahorro, el monto fijo que vas a destinar para devolver el crédito y el monto extra que vas a considerar para otros gastos en ese lapso de tiempo.

Es importante contar con una buena solvencia económica, buenos antecedentes financieros y antigüedad laboral (aspectos que también serán considerados por la instituciones financieras para
autorizar o no el crédito solicitado). Recuerda: la cuota total a la que te comprometas no debe exceder dos veces el monto de tus ingresos anuales.

CONOCE LAS TASAS DE INTERÉS.
Los intereses se refieren a la cuota extra que la institución financiera cobra por otorgar un crédito hipotecario. Según se establezca, estos intereses se pueden pagar antes de cumplir los plazos del préstamo, en cada mensualidad o hasta cierto porcentaje del monto cubierto.

Existen tres tipos de tasas de interés:

  • Fija: Al solicitar un crédito hipotecario, el porcentaje de la cuota a pagar no cambia durante todo el plazo otorgado para cubrir el monto del préstamo. En este caso, la tasa de interés suele ser
    más alta, pero te garantiza como solicitante la seguridad de que no se presentarán variaciones que pudieran aumentar el costo del préstamo.
  • Variable: En esta modalidad, el porcentaje de la cuota cobrada se modifica anualmente, por lo que en ocasiones puede aumentar o disminuir. Este tipo de tasa es recomendable si como
    solicitante estás seguro de que tus ingresos incrementarán a futuro.
  • Mixta: En los primeros años del plazo, se acuerda un porcentaje de interés fijo. Posteriormente se analizan las condiciones del préstamo, se hace un ajuste y a partir de ahí se cubre una tasa
    variable año con año.

LAS RESPONSABILIDADES A ADQUIRIR.
Al momento de formalizar el trámite, se firma un contrato de apertura de crédito con garantía hipotecaria, en el cual se puntualizan los derechos y obligaciones tanto del solicitante como de la institución financiera. Como cliente te comprometes a pagar la cuota mensual, en el plazo y lugar acordados; por su parte, el banco asume el responsabilidad de respetar los términos y condiciones estipulados. Es importante recordar siempre que tu propiedad queda como garantía en el préstamo, por lo que la institución tendrá el derecho de reclamar el inmueble si no se cumple con los pagos según lo convenido. Al obtener un crédito hipotecario, la tasa de interés no es lo único que deberás cubrir, sino también otros gastos como: comisiones, avalúo, enganche, notariado y seguros.

Aunque adquirir un crédito hipotecario es un compromiso fuerte, también es una excelente forma de obtener los recursos necesarios para construir tu patrimonio. La elección que hagas sobre el tipo de préstamo a solicitar, deberá estar sustentada en un pleno conocimiento de la opción que te garantice cubrir tus necesidades y que además, se ajuste a tus posibilidades, sin que tu estabilidad económica se vea comprometida desfavorablemente. ¿Listo para explorar nuevas opciones de crédito hipotecario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Entradas Relacionadas